LA UNP AÚN DESESTIMA DENUNCIAS Y SITUACIÓN DE RIESGO DEL PUEBLO EMBERA CHAMI DE CALDAS

8 de junio: día de las víctimas
8 Junio, 2020
Pronunciamiento en rechazo al secuestro y violación de niña Embera
25 Junio, 2020

LA UNP AÚN DESESTIMA DENUNCIAS Y SITUACIÓN DE RIESGO DEL PUEBLO EMBERA CHAMI DE CALDAS

“En los territorios indígenas de los departamentos del Eje Cafetero no se ha logrado establecer presencia de grupos armados, ni evidencia de riesgo a partir de los informes de los analistas de la UNP”.

Con esta aseveración, un funcionario de la Unidad Nacional de Protección –UNP- inicio su intervención en respuesta a los avances sobre las medidas de protección hacia el pueblo Embera Chami en el marco de la reunión sostenida en el día de hoy, 19 de junio del 2020, entre las Autoridades, líderes y Consejeros del Consejo Regional Indígena de Caldas –CRIDEC-.

Lastimosamente, en cada cambio de funcionarios tenemos que contextualizar la histórica violación de derechos humanos, los factores que han propiciado y agudizado la violencia y los nuevos escenarios de configuración y mutación de la violencia, incluso reiterarles lo que abunda en la prensa y medios de comunicación: las alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo y la ratificación de presencia de grupos armados ilegales por la Fiscalía General de la Nación.

Finalmente, la UNP reconoció que “los estudios de riesgo se centran en la amenaza y no en los contextos de vulnerabilidad, que es un problema que como Institución deben de superar porque muchos de los líderes asesinados no han sufrido amenazas, y que el contexto que nuevamente les exponemos es claramente un escenario de riesgo”.

Este es un ejemplo ilustrativo y repetitivo, con el cual las comunidades indígenas de Caldas nos encontramos en cada reunión con funcionarios del Gobierno Nacional. Es por ello que no es descabellado pensar y reafirmar después de cada reunión que es una política de Estado desvalorizar, desestimar e invisibilizar la grave situación de violación de derechos humanos, los nuevos hechos de violencia y nuevos escenarios en que nos encontramos las comunidades de Caldas.

La institucionalidad del Estado colombiano se niega a reconocer, cimentado discursos en donde la violencia del departamento pasa desapercibida.

Hay datos y hay que exponerlos:

En las ultimas décadas han ocurrido durante el conflicto centenares homicidios y múltiples hechos de violación de los derechos humanos, a partir de la Firma del Acuerdo de Paz han ocurrido 2 masacres y 4 homicidios en las comunidades indígenas de Caldas, amenazas y hechos de zozobra como incineración de 4 trapiches comunitarios con una afectación de 60 familias, pintadas de grafitis en las fachadas de las viviendas y panfletos por parte del ELN, presencia de grupos armados transitando en la noche al interior de los Territorios Ancestrales, hallazgos de cilindros explosivos en los territorios, presión sobre los territorios para la implementación de monocultivos y megaproyectos: minería, infraestructura y pequeñas centrales de energía, solo para dar unos ejemplos concretos.

Entonces: ¿Hasta cuándo va a persistir el negacionismo de la violencia en Caldas? ¿Cuándo se reconocerán las denuncias que realizan nuestras comunidades? ¿cuándo se cumplirán realmente y de forma integral los derechos para los Pueblos Indígenas? ¿Será que la historia violenta se tiene que seguir repitiendo para que vean el conflicto? o ¿tienen que ver más muertos, más amenazas para que no se desestimen las denuncias históricas que hemos realizado y buscan prevenir que nuevos hechos violentos se sigan presentando en nuestros territorios de paz?