MANDATO DEL DÉCIMO PRIMER CONGRESO DEL CONSEJO REGIONAL INDIGENA DE CALDAS CRIDEC

 

Las comunidades indígenas del Pueblo Embera del departamento de Caldas reunidas en el XI Congreso del Consejo Regional Indígena de Caldas -CRIDEC-, en la Institución Educativa Riosucio -INERI- del municipio de Riosucio (Caldas), durante los días 24,25, 26, 27 y 28 de junio de 2018, emiten el siguiente mandato:

Fortalecer la unidad entre las organizaciones a través de la recuperación del papel de la familia.

 

Fortalecer la espiritualidad dentro de la comunidad indígena, como mecanismo de protección colectiva.

 

Mantener la declaratoria de permanecer en asambleas y mingas permanentes frente a las posiciones adoptadas por el actual gobierno que desconoce y vulnera de forma sistemática y represiva los derechos de los pueblos étnicos y ratificar la solidaridad de nuestro pueblo frente a las demás luchas sociales por la reivindicación de los derechos humanos y colectivos.

 

Articular los mandatos de la ONIC a las orientaciones generales de este mandato en todos los aspectos del proceso organizativo.

 

Apoyar la salida negociada al conflicto armado y la implementación de los acuerdos de paz, específicamente dentro de las competencias del capítulo étnico.

 

Mantener y fortalecer la unidad política en las contiendas electorales que se realicen, teniendo en cuenta un perfil de idoneidad y liderazgo probado de los postulados a las mismas.

 

Articular y empoderar los procesos del Sistema Indígena de Salud Propia e Intercultural SISPI.

 

Fomentar en cada Cabildo la organización y agrupación de los sabedores ancestrales con el fin de mantener la unidad y controlar el ejercicio de la medicina ancestral.

 

Garantizar y velar por el cumplimento del derecho a la salud de la comunidad indígena, bajo los principios de no discriminación, acceso, calidad, oportunidad e interculturalidad.

 

Valorar y reconocer la importancia que tiene la niñez y la juventud en el rescate y fortalecimiento de los procesos político organizativos y en la reafirmación de la identidad.

 

Promover la creación, a corto plazo, de grupos de niños, niñas y jóvenes de los resguardos, parcialidades y asentamientos, buscando conformar la mesa juvenil del CRIDEC, la cual tendrá la responsabilidad de elegir un vocero que apoye la Consejería de Mujer y Familia en diferentes procesos y garantizar el desarrollo de un encuentro anual de niños, niñas y jóvenes como un espacio de formación y construcción de iniciativas. Será tarea del Comité Ejecutivo reglamentar la creación del Área de Juventud y Niñez con su respectiva articulación en los estatutos.

Establecer y afianzar los procesos organizativos desde la ley de Origen, la identidad, la unidad y el territorio.

 

Seguir defendiendo la Consulta Previa, el Consentimiento Previo, Libre e Informado y la Concertación como derechos fundamentales que buscan amparar los principios organizativos y los derechos consagrados en la legislación propia.

 

Establecer y afianzar una red jurídica con los abogados y otros profesionales de los resguardos y de organizaciones amigas, quienes se encargarán, entre otras cosas, de desarrollar y tener claros los diagnósticos frente a los proyectos extractivos, donde se identifiquen los actores, los bienes afectados y la infraestructura a establecer, brindar al Comité Ejecutivo herramientas jurídicas para la defensa de los procesos organizativos de todos los Cabildos y coadyuvar en el diseño de rutas para el cumplimiento del presente mandato, revisar los acuerdos logrados con el Estado en las mingas, en qué ha avanzado el cumplimiento de los mismos y ayudar a fijar caminos para exigirlo.

 

Reconocer, ratificar y respaldar la justa lucha de los Resguardos Indígenas Coloniales existentes en Caldas y unirnos, a la vez que se acompaña la gestión, a la reclamación que se adelanta ante el Ministerio de Hacienda y Crédito Público para que se garantice el giro de los recursos por efectos de compensación del impuesto predial y sobretasas legales a los municipios en cuya jurisdicción están ubicados.

 

Crear equipo de trabajo para apoyar cada área, en especial la de territorio, equipo que se reúna periódicamente (mensual o trimestralmente) y que se mantenga en el tiempo.

 

Crear escuelas de formación en el tema territorial y el derecho propio.

 

Fortalecer la agroecología como propuesta de vida para continuar con la recuperación, uso, manejo y protección de las semillas criollas y nativas y los saberes ancestrales, para fortalecer la soberanía alimentaria y para promocionar la declaratoria de los resguardos, parcialidades y asentamientos indígenas de Caldas como territorios libres de productos y semillas transgénicas.

 

Seguir en el proceso de gestión para la adquisición de predios que garanticen el saneamiento, constitución y ampliación de territorios indígenas.

 

Fomentar el consumo de alimentos limpios, de los productos propios para el cuidado de la nutrición en los hogares. Igualmente velar por la conservación y cultivo de las plantas medicinales y por la protección y limpieza del territorio.

 

Proteger los lugares sagrados, que han definido y custodian los Médicos Tradicionales como patrimonio propio de la comunidad indígena.

 

Revisar e intervenir, en asocio con los Cabildos y la Guardia Indígena, lo referente al microtráfico y siembra de cultivos ilícitos dentro de los territorios indígenas y recomendar acciones para dar solución a esta problemática.

Promover la visibilización de los sabedores ancestrales.

 

Continuar con la gestión para la creación e implementación de la escuela de lengua Ebera Bedea para la recuperación de la misma y para garantizar la pervivencia y el fortalecimiento organizativo.

 

Apoyar el proceso de educación propia, investigando y articulando estrategias para el fortalecimiento de la identidad y el sentido de pertenencia.

 

Fortalecer la espiritualidad propia como principio rector de nuestro pueblo, articulados con los médicos tradicionales, jaibanas, parteras, sobanderos, etc.

 

Consolidar la Asociación de Artesanos Indígenas de Caldas SINIFANA como brazo cultural del CRIDEC y como encargada de crear y promocionar estrategias que permitan el fortalecimiento de nuestros procesos artesanales y del trabajo creador, al igual que los espacios de donde se obtienen las materias primas para su elaboración.

 

Implementar un proceso de investigación en las comunidades en cuanto a las expresiones culturales propias en el afán de conservarlas y fortalecerlas y para generar espacios de integración con nuestros mayores que permitan valorar la identidad ancestral expresada en la música, el vestido, la oralidad y demás expresiones propias que tienen nuestros sabedores.

 

Investigar, implementar y fortalecer los juegos ancestrales, las escuelas y clubes deportivos y los encuentros deportivos locales y regionales del Pueblo Embera de Caldas.

Acompañar las iniciativas de cada Cabildo para avanzar en la construcción de sus planes de vida, fijando y consensuando para ello, unos lineamientos generales para facilitar estos procesos y caminar hacia la construcción de un Plan de Vida estratégico para las comunidades indígenas de Caldas.

 

Fortalecer la cualificación y cuantificación de la Guardia Indígena. Este proceso se puede lograr a través de Escuelas y de generación de oportunidades para todos y todas que quieran pertenecer a ella.

 

Seguir avanzando en torno al fortalecimiento en la aplicación de la Justicia Propia, mediante convenio entre Cabildos, contrastada con la política nacional. En este marco también se debe exigir que el Estado garantice el sustento de los comuneros que son trasladados para el cumplimiento de condena dentro de los territorios indígenas.

 

Fortalecer el proceso organizativo mediante la asunción de compromisos de orden administrativo. Aquí se habla de la implementación de los sistemas que se han construido como el SISPI y el SEIP.

 

Crear la escuela de formación de liderazgo organizativo y político, en la búsqueda de ejercer acertadamente el gobierno propio desde todos los ámbitos con el objetivo de materializar el principio de Autonomía en todos los aspectos organizativos, sociales, territoriales, políticos, espirituales, ambientales y económicos.

 

Defensa, implementación y acompañamiento a la Educación Propia en todos los territorios, desde los principios culturales y filosóficos: “El territorio como mayor pedagogo”, “Todos enseñamos y todos aprendemos” y “la flexibilidad de la vida posibilita aprendizajes”, como un derecho a la pervivencia física y cultural, buscando generar autonomía educativa.

 

Implementar la escuela de formación para Etnoeducadores y líderes comunitarios desde la investigación de lo propio y lo ancestral para fortalecer los procesos pedagógicos, didácticos, metodológicos y evaluativos.

 

Gestionar acompañamientos pertinentes para avanzar en la sistematización de las experiencias educativas propias con la finalidad de posicionar el proceso de educación propia y hacerlo visible en las comunidades.

 

Avanzar en las gestiones para la constitución de la universidad indígena del Pueblo Embera de caldas.

 

Consolidar los criterios para el nombramiento de los Etnoeducadores y el proceso de acompañamiento y evaluación para el fortalecimiento de la educación propia y exigir el cumplimiento de la normativa sobre Consulta Previa a la Secretaría de Educación Departamental de Caldas.

 

Asumir el proceso de Semillas de Vida en los territorios indígenas para garantizar la educación propia desde las pautas de crianza y primera infancia.

 

Exigir la garantía de la educación propia en las parcialidades y asentamientos desde el nombramiento de Etnoeducadores y la generación de espacios físicos y pedagógicos pertinentes dentro del territorio de forma progresiva hasta llegar a todos los niveles de la educación.

 

Concertar con las instituciones externas los mecanismos de intervención en los territorios indígenas estableciendo regulaciones y control a sus acciones que desarrollarán dentro de las comunidades indígenas.

 

Crear una red de comunicación para todas las comunidades indígenas del departamento de Caldas donde se fortalezca la escuela propia de comunicación que en adelante se llamará Daidede kûrisia berrea badau: Kuita Jara badau – Escuela de comunicación propia y gestionar recursos para su funcionamiento e implementación.

 

Reconocer a la Guardia Indígena como el organismo de control social y territorial consolidado y creciendo para apoyar la vida organizativa, territorial, social, económica y política de las comunidades indígenas del departamento y articularla de manera prioritaria en la construcción y desarrollo de los planes de vida. Este reconocimiento debe estar ligado a la gestión del apoyo económico necesario, a su vinculación en los proyectos productivos como una manera de lograr sus objetivos. Para ello, los Resguardos Indígenas que reciben recursos económicos deben asignar presupuesto para el funcionamiento de la Guardia Indígena y deben hacerlo por resolución para que se consagre como una política.

 

Reconocer la Guardia Indígena como una escuela de líderes, por lo tanto, es deber de los Cabildos y del CRIDEC facilitar todos los elementos para activar óptimamente esta escuela, la cual tendrá la misión de formar en el área cultural, en derechos humanos, en lo ambiental, en el contexto político, en lo organizativo, en la normatividad, en lo espiritual y demás asuntos que se consideren necesarios. En este sentido, todos los Cabildos Indígenas del departamento de Caldas deben tener y fortalecer su Guardia Indígena.

 

La Coordinación Regional de la Guardia Indígena debe hacer un mayor seguimiento para garantizar un mejor bienestar de toda la guardia que está bajo su responsabilidad o representación. También debe buscar el consenso para estructurarla de mejor manera.

 

Todo aspirante a obtener libreta militar por medio del Cabildo, debe recibir formación antes como Guardia Indígena y éste organismo certificará su desempeño en este proceso, antes de ser certificado por sus Autoridades Tradicionales.

 

Iniciar acciones legales en contra de las personas que impulsan juntas de acción comunal dentro de los territorios indígenas, de acuerdo con la Sentencia T-601 del 2011.

 

Adelantar e impulsar acciones para exigir el cumplimiento del decreto 4633 de 2011, en materia de reparación colectiva e individual de las víctimas de los pueblos indígenas.

 

Verificar el estado de vulneración actual de las medidas de seguridad de los líderes y comunidad Embera de Caldas, con el propósito de exigir el cumplimiento de las Medidas Cautelares y demás órdenes judiciales otorgadas en favor de toda la comunidad indígena.

 

Organizar un encuentro para la construcción de la Red de Mujeres Indígenas de Caldas para empezar a construir la caracterización sobre su situación social, política y económica, relatar sus experiencias, hacer seguimiento en los municipios y el departamento de Caldas en cuanto al tema de mujer indígena, generar procesos de formación, de sanación, construir un plan de acción y avanzar hacia la construcción la Política Pública de la Mujer Indígena en Caldas.

 

Seguir avanzando en la garantía de la no presentación de episodios violentos contra la mujer, niñas y niños indígenas, construyendo una ruta de acompañamiento integral con equipos profesionales y de medicina tradicional que impidan la impunidad y la reiteración de hechos de esta naturaleza.

 

Coordinar, a través de las consejerías de comunicación y Guardia Indígena, mecanismos de visibilización, atención inmediata y denuncia respecto a violaciones a los derechos humanos en nuestros territorios que posibiliten ponerlas en conocimiento ante las instituciones garantes, instancias internacionales y organizaciones defensoras de derechos humanos para la activación de rutas de protección y prevención.

Dado en la Institución Educativa Riosucio del municipio de Riosucio (Caldas), a los veintiocho (28) días del mes de junio de 2018

 

Apoyan el presente todos los congresistas Oficiales y Fraternales, asistentes al Décimo Congreso del CRIDEC.