CONTINUA EL GENOCIDIO SILENCIOSO DEL PUEBLO EMBERA CHAMÍ DE CALDAS

Comunicado sobre asignación salarial etnoeducadores
22 Abril, 2020
Hay que parar el genocidio
4 Junio, 2020

CONTINUA EL GENOCIDIO SILENCIOSO DEL PUEBLO EMBERA CHAMÍ DE CALDAS

En memoria de todos nuestros muertos,

quienes nos heredaron la lucha por nuestra dignidad,

el territorio y la autonomía,

a quienes la guerra les arrebato sus vidas.

 

Hoy las comunidades indígenas del Pueblo Embera Chamí de Riosucio, Caldas, víctimas de la criminalidad del Estado y de los grupos paramilitares, entregamos ante el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Reparación -SIVJRN-R el informe ‘El Genocidio Silencioso del Pueblo Embera Chamí de Caldas. Masacres contra el Pueblo Embera Chamí de Riosucio, Caldas’. Este es un acto simbólico y político a través del cual queremos contribuir al esclarecimiento, visibilización y reconocimiento de un genocidio continuado contra nuestras comunidades, frente al cual el Estado no ha tomado medidas efectivas para salvaguardar nuestro derecho a la vida y a la integridad.

A través de este  informe retratamos el genocidio y etnocidio que se ha perpetuado contra nuestro Pueblo a través de violaciones sistemáticas a los derechos humanos expresadas en  masacres, desapariciones, asesinatos, violencia de género,  discursos  de estigmatización y doctrinas de homogenización y aculturación,  que ponen  en vilo nuestra pervivencia física y cultural, y que han tenido como responsables a miembros de la Fuerza Pública y grupos paramilitares, quienes a través de sus prácticas de guerra y violación a los derechos humanos y territoriales fracturaron nuestro tejido social, rompieron nuestra relación con el territorio, afectaron nuestra identidad,  y tradiciones espirituales y culturales como comunidades indígenas, además de limitar el fortalecimiento de nuestros procesos de organización política y gobierno propio.

Hoy reivindicamos que, hechos como las masacres de la Rueda, de la lideresa María Fabiola Largo y de la Herradura, fueron graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario que simbolizan la persecución contra nuestras comunidades, la sistematicidad de los hechos, la impunidad reinante, el despojo de nuestros territorios, la segregación racial, la omisión y responsabilidad del Estado en estos crímenes, que hoy en día continúan.

Expresamos nuestro rechazo frente a los hechos ocurridos durante el mes de marzo del presente año en el Resguardo de origen Colonial Cañamomo Lomaprieta, donde fueron provocados diferentes incendios que destruyeron trapiches comunitarios, generando miedo y zozobra en la comunidad. Esta situación representa una clara violación a los derechos de las comunidades y la amenaza permanente de repetición de los hechos.

Hacemos un llamado a las autoridades para que inicien la investigación, entreguen respuestas efectivas a la comunidad frente a la conexión de estos crímenes y se construyan acciones de prevención y protección colectiva del territorio, que permitan continuar los procesos de soberanía alimentaria y organización comunitaria.

Alzamos nuestras voces para exigir ¡nunca más! y para contribuir a la construcción de la  verdad  desde nuestras  cosmovisiones, luchas históricas y legados culturales, esperando que en el país se edifique una verdad sanadora, resiliente, incluyente, compleja y territorial que transite de las verdades judiciales hacia relatos que se apropien socialmente y contribuyan al escenario de justicia restaurativa,  no repetición, reparación integral y a la  garantías de nuestros derechos al territorio y la pervivencia.